Your message was sent successfully

Rellene el formulario

O llámenos al
+34 94 470 07 05

¿Quién puede teletrabajar al 100%?

Share

El teletrabajo que ha posicionado como la alternativa ideal ya no solo en la pandemia, también como solución a la conciliación. Pero, ¿realmente podemos teletrabajar al 100%?

Según un reciente estudio de JLL, el 70% de las personas que trabajan desde casa no se sienten a gusto. Falta de espacio o equipamiento son las mayores trabas, y es que solo el 24% aseguran tener una silla homologada para trabajar adecuadamente.

Grupo JLL, ha elaborado un estudio en el que afirman que 7 de cada 10 trabajadores a distancia no tienen un espacio de trabajo óptimo. Solo el 24% de ellos tienen una silla adecuada para sus tareas.

Este estudio diferencia entre varios tipos de trabajadores: el primero, los altos directivos, que apenas se vieron afectados porque disponían de espacio para instalar una oficina en casa. Por otro lado, el personal más joven que tiene que trabajar en su propia habitación y aquellos que tienen familia, que cuentan con menos espacio.

“Cuando empezó la pandemia, había mucho entusiasmo por trabajar desde casa ya que era una idea nueva que mucha gente quería experimentar. Un año después, la gente se está dando cuenta de que trabajar desde casa no es sostenible a medio/largo plazo, a menos que se hagan algunos cambios” comentó Miguel Fernández, director general de Tétris en España. “Las empresas deben aceptar que el trabajo a distancia ha llegado para quedarse y, por ello, tienen que invertir en soluciones que faciliten la vida de sus empleados y, al mismo tiempo, creen una clara división entre su vida profesional y personal. Esta es una de las muchas ventajas que pueden ofrecer las empresas y donde se tienen que enfocar, ya que puede suponer una gran diferencia para la salud, el bienestar y la productividad de toda su plantilla. Y todos sabemos que ser feliz en el trabajo conlleva inevitablemente ser más productivo”, concluyó.

Nuevas necesidades y nuevos espacios

Aunque esta modalidad de trabajo da más libertad al empleado; es necesario cumplir con algunos puntos para paliar con aspectos como la reducción de la colaboración, el sentido de pertenencia, la gestión del rendimiento y la confianza, las posibles repercusiones negativas en el bienestar de los empleados y los parámetros del entorno individual del empleado.

El trabajo en remoto mudará hacia un modelo flexible, en el que el trabajador irá a la oficina cuando se le requiera, reza el informe. “La oficina se convertirá en un destino para fomentar el sentido de comunidad, la colaboración, el intercambio de ideas y la socialización, mientras que el hogar asume su nuevo papel como espacio para concentrarse y realizar las tareas con tranquilidad”, explica.

Toda esta circunstancia obliga a renovar los espacios físicos: el domicilio y la oficina. En casa es más complicado porque el espacio es limitado y poca gente puede optar por habilitar un espacio independiente.

Y tu, ¿teletrabajarías eternamente?

Deja un comentario