Your message was sent successfully

Rellene el formulario

O llámenos al
+34 94 470 07 05

4 escenarios posibles para la vuelta a la «realidad»

Share

El teletrabajo, las compras online… ¿han venido para quedarse, o iremos volviendo poco a poco a las “viejas” costumbres?

Lo que hace poco más de un año era impensable, es más que real. A nivel profesional o laboral, pero también en el ámbito personal, la pandemia ha transformado completamente nuestra manera de trabajar y relacionarnos. A tres, cuatro años vista, ¿nos quedaremos con alguno de estos nuevos hábitos? Nos plantemos cuatro escenarios posibles:

Masters of Time

Bajo este escenario, se plantea una posible situación en la que las empresas mantienen los hábitos de teletrabajo adquiridos a raíz del COVID-19, incrementando el nivel de automatización de sus procesos y la integración de tecnologías como la realidad aumentada y la realidad virtual. Así, las plantillas quedan conformadas cada vez más por equipos de trabajadores freelance conectados de forma remota.

Sin embargo, las personas retoman sus antiguos hábitos y recuperan su vida social fuera del hogar. Sólo se mantendrán aquellos hábitos de consumo online adquiridos debido a la pandemia que realmente impacten en la conveniencia del usuario. Por otro lado, los consumidores desarrollarán nuevos hábitos de consumo y trabajo que se caracterizarán por la libertad de uso del tiempo disponible, buscando experiencias fuera de casa que les permitan combinar las facetas de ocio y trabajo.

Hometertainment

En este segundo supuesto también, las empresas mantienen y continúan desarrollando en su operativa diaria los hábitos de teletrabajo adquiridos durante la pandemia.

A diferencia del primer escenario, en este, las personas mantienen los hábitos “caseros” del covid, convirtiendo sus hogares en los centros neurálgicos en los que desarrollan su día a día. Los consumidores continúan llevando a cabo la mayoría de sus transacciones online, reduciendo el consumo de bienes de un solo uso o asociados a su consumo en el espacio público, y proliferan los modelos de entretenimiento y desarrollo de actividades tanto grupales como individuales en remoto, dentro de los hogares. Estos últimos evolucionan para optimizar el espacio, adaptándose a las necesidades de cada faceta de la vida de sus habitantes.

Workalizing

En este escenario, las empresas retoman la vuelta al trabajo presencial y a la oficina, aunque manteniendo en cierta medida algunos hábitos adquiridos durante el confinamiento que permiten optimizar sus operaciones, como pueden ser la reducción de desplazamientos o el diseño colaborativo.

Por otro lado, las personas han mantenido los hábitos adquiridos durante la pandemia y han hecho de sus hogares los centros neurálgicos en los que desarrollan su día a día al margen del espacio laboral. Esto hace que el espacio de trabajo cobre nueva importancia como espacio social y de encuentro entre los trabajadores. Además, los consumidores mantendrán en gran medida sus hábitos de consumo online, aunque podrían incrementar su gasto en ciertas experiencias que sólo pueden llevar a cabo en espacios públicos.

Business as Usual

Este es el escenario, tanto las personas como las empresas retoman sus antiguos hábitos de trabajo presencial, aunque incorporando a sus operaciones y vida diaria ciertos elementos de automatización y consumo online que les permiten ahorrar costes en un contexto económico incierto y cambiante.

Todos estos escenarios muestran perspectivas de futuro realistas para las que las empresas deben prepararse, tanto a nivel interno como a nivel externo para adaptarse a la evolución de un consumidor cada vez más cambiante.

Si tuvieses que apostar por uno de estos cuatro posibles escenarios. ¿por cuál sería?

Los 4 escenarios postpandémicos para el futuro del retail

Deja un comentario