Your message was sent successfully

Rellene el formulario

O llámenos al
+34 94 470 07 05

consumidor consciente feliz

El nuevo consumidor; más consciente y más feliz

Share

Estamos ante un nuevo consumidor más consciente, con valores diferentes y una perspectiva más ética que antes de la pandemia.

7 de cada 10 personas afirman haber cambiado sus hábitos de consumo hacia un modelo más consciente.

El IV Estudio Marcas con Valores: La era de las consecuencias, revela la consolidación de la tendencia hacia la práctica del consumo consciente, con un 84% de la población que, aunque no siempre lleve a cabo una compra responsable, sí tiene en cuenta el impacto medioambiental y social en sus hábitos de consumo.

Estamos en un momento de cierta recuperación de la confianza y, a la vez, en una fase de cambios respecto a la forma de relacionarnos como consumidores-ciudadanos-personas. El paso del tiempo también ha puesto en perspectiva la magnitud de la pandemia en nuestra propia escala de valores: casi 8 de cada 10 ciudadanos considera que la pandemia le ha cambiado y le ha hecho replantearse sus prioridades, valores y perspectiva ética.

Aunque no se evidencia un cambio radical de hábitos de consumo, sí se percibe una clara tendencia hacia un estilo de vida más consciente durante todo el proceso de compra: antes -medita si es realmente necesario-, durante -piensa qué productos llevarse y dónde adquirirlos- y después – analiza el impacto social y medioambiental y lo vincula directamente a su grado de satisfacción-.

Tres tipos de consumidores:

  • Los ciudadanos con un estilo de vida consciente (58% de las personas encuestadas) que, aunque con dilemas, aspiran a incrementar su coherencia en el acto de compra.
  • El consecuente (26%). Es el más reflexivo, con mayor capacidad de renuncia y disposición a pagar más por un producto ético o responsable.
  • El reticente (16%). Ni busca productos más éticos y sostenibles, ni está dispuesto a pagar más por ellos.

nuevo consumidor feliz

Un consumo más consciente es un consumo más feliz

Vamos a desterrar definitivamente de ese prejuicio del responsable como austero, y es que según revela el estudio, los consumidores más, son también aquellos que más buscan productos en promoción, aprovechan descuentos de avión para conocer lugares distintos del mundo y les gusta estar a la moda. En definitiva, son quienes más disfrutan de una nueva manera de consumo que les hace sentir bien y orgullosos de sus decisiones de compra, sin renunciar a un confort y estilo de vida.

El 61% de los consumidores consecuentes, afirman que el comprar les genera felicidad. El componente emocional positivo asociado al consumo sigue ahí, pero se ha reinventado. Para los investigadores, la conclusión es clara: la ciudadanía no está dispuesta a pagar más a empresas éticas o sostenibles, pero sí premiar con su compra, a productos y servicios que le acercan a un estilo de vida más consciente y consecuente con sus propios valores.

consumir bien nos hace felices

¿Qué pasa con el low cost?

El 63% de los consumidores, asumen que, cuando compran barato, los productos o servicios pueden haber sido fabricados bajo condiciones no responsables a nivel social o medioambiental.

Aquí viene la contradicción: aunque los ciudadanos están más informados y concienciados de las consecuencias del consumo irresponsable, aspiran a un consumo consciente y afirman que la pandemia ha cambiado su perspectiva ética, siguen aceptando pagar menos por productos que reconocen como injustos y más contaminantes, anestesiados por una banalización del low cost de algún modo incomprensible.

Estamos ante un nuevo consumidor con unos valores más éticos y comprometidos, pero, ¿Están las marcas alineadas en esta nueva manera de consumir?

Deja un comentario